Cuento de Terror: La sombra que no se fue

 

Cuento de Terror La sombra que no se fue

Una tarde Beca trabajaba en su oficina. Nada fuera de lo común. Todo en orden. El escritorio, las sillas, la computadora. Al frente de ella una ventana por la que miraba al fondo del galpón. Los ruidos extraños siempre estaban presentes. Era un lugar de trabajo con muchas máquinas. Ya estaba acostumbrada.

A mano izquierda la puerta principal, mitad de vidrio, mitad de hierro. Ese día en particular se sentía más ruido del normal. El trabajo era incesante fuera de la oficina. El sol entraba por los vidrios de la puerta y se reflejaba en la pared que quedaba a su derecha. El ruido estaba tormentoso. La ponía de mal humos.  Sin querer miró hacia aquella pared. Vio entonces una sombra extraña con forma de cabeza humana. Inmediatamente volteó la mirada hacia la puerta y no había nadie.

Realmente extraño, pero tenebroso. La sombra no se movía, era como si la estuviera vigilando. Se paró entonces con algo de miedo hacia la puerta. No había nadie, ella estaba en lo cierto, pero aún cuando se parara entre la puerta y la pared la sombra seguía estando allí. Se movía, se ubicaba, pero no desaparecía.

Asustada intentó salir de la oficina para llamar a alguien y la sombra se puso frente a ella. Crecía de tamaño, casi la arropaba, no la dejaba salir. Quiso gritar y no pudo. El ruido fuera, en el galpón cesó. Era como si se hubiera quedado sola. Peor aún, sintió que se iba a desmayar.

Poco a poco sin perder de vista a la sombra se sentó nuevamente en su silla. En un momento se dio cuenta que la sombra estaba de nuevo reflejada en la pared. Se le ocurrió esperar que el sol cayera para verla desaparecer. No sucedió. Con la luna la sombra permanecía en su lugar, pero entonces pudo salir. Tenía que ir a descansar.

No le contó a nadie. Al día siguiente al llegar a trabajar apenas se sentó en el escritorio apareció la sombra. Así pasaron los días y se acostumbró a su presencia. No la retó jamás. Se quedó con la sombra que nunca se fue.

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *