Cuento de Terror: Debajo de mi cama

 

cuento de terror Debajo de mi cama

¿Cuántas veces has mirado debajo de tu cama? ¿Dos, tres? ¿Nunca? Yo tenía esa pregunta rondándome mucho en la mente durante un tiempo, mis compañeros de la universidad me lo habían dicho una vez y yo, realmente, les mentí para no quedar mal. Dije que sí había mirado y me reí de ellos, ya que creían que habría algo escondido esperándolos para ser comidos.

La verdad es que nunca había mirado por miedo, había leído muchas historias que narraban cosas espeluznantes sobre espíritus que se alojaban debajo de las camas de las personas para esconderse. Así que esa misma noche decidí mirar, ¿qué podría pasarme? Solo notaría el polvo y las cajas que tengo con los juguetes que usaba de pequeño. Al asomarme, exactamente noté eso, una capa bastante grande de polvo y las cajas de cartón. “Aquí no hay nada, son unos tontos”, dije en voz alta refiriéndome a mis compañeros.

Me acosté y traté de dormir pero se me hacía imposible lograrlo, escuché un ruido y pensé que quizás venía del jardín. El perro que le habían regalado a mi hermana solía jugar a estas horas. Pero me equivoqué, el ruido venía de abajo, no del piso de abajo, sino de debajo de mi cama.

Con un poco de miedo moví la sábana que me cubría y noté un humo negro que salía de allá debajo. Me asusté y mi primera reacción fue saltar hacia la puerta e intentar huir. Así es, intentar, porque no lo logré. El humo negro me atrajo hacia debajo de mi cama y me arrastró todo el cuerpo. Parecía que el piso me estuviera tragando vivo, de hecho, así fue.

Esa noche lo viví yo, pero hoy tú puedes ser el próximo. Nunca te asomes a ver qué hay debajo de tu cama, los despertarás y morirás, como me pasó a mí.

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *