Cuento de Terror: No bajes

 

cuento de terror no bajes

Estaba jugando FIFA como cualquier otra noche, nada demasiado especial sencillamente soy de esas personas que no disfruta salir mucho. Cuando llegó la noche del viernes me pareció la opción ideal para disfrutar lo que quedaba de día en casa junto a mi madre, comiéndome una pizza y completar la copa en FIFA que tanto tiempo me ha tomado terminar.

La noche transcurrió de acuerdo a lo planeado: mi madre y yo ordenamos una pizza, conversamos sobre nuestros días y luego cada quien se retiró a su respectiva  habitación. Ella trabaja como enfermera en un hospital público por lo que sus jornadas laborales tienden a ser muy angustiosas y agotadoras; así que cuando me dijo que se iría a dormir no dude ni por un segundo en detenerla de su cometido. Luego de la conversación con mi madre todo transcurrió muy tranquilamente; estuve jugando hasta las tres de la mañana, más o menos. La verdad no me había percatado de lo rápido que había pasado el tiempo, tampoco de lo mucho que estaba lloviendo afuera.

Encendí la luz de mi habitación para despertarme un poco y así terminar de ordenar algunas cosas que tenía regadas por el suelo. Al poco rato de haber encendido la luz, escucho la voz de mi madre atravesando el pasillo diciendo: “hijo, por favor, baja”.

Me sorprendí muchísimo. No era normal que mi madre se encontrará despierta a esa hora. Incrédulamente terminé de colocar unas cosas en el closet y abrí la puerta sin demasiada precaución; caminé por el pasillo para llegar a las escaleras, y al pisar el primer escalón, una mano cubre mi boca mientras que otra me pega contra de sí.

Preso del miedo, escuché la voz de mi madre en mi oído diciendo muy suavemente: “No bajes, yo también lo escuché”.

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *