La leyenda del mago Tiriri

 

leyenda-del-mago-de-tiriri

Érase una vez un hombre llamado Andrew, el cual era un mago que tenía un circo nómada. Una vez el circo se instaló cerca de un reino en donde Andrew se enamoró de una campesina llamada Marilda. Sin embargo, como esta joven era muy celosa, ella le pidió a Andrew que dejara su carrera artística para casarse. Entonces él dejó de ser un artista de circo, se casó con su amada y se volvió agricultor. Así, la pareja tuvo un hijo llamado Timothy que recibió el apodo Tiriri. De esta manera Andrew enseñó las artes de trucos de circo a su hijo, que se convirtió en un granjero honesto y trabajador.

Pero en su tiempo libre, hacia mágica para los niños en la plaza del pueblo con un sombrero de copa negro y una capa roja. Por no mencionar que cuando hacia magia siempre estaba acompañado de su mascota un gato negro. Un día, el rey vio a Tiriri haciendo los trucos, encontró al tipo gracioso y lo invitó para una presentación en la corte. Cuando el mago estaba presente ante los nobles, una mujer pelirroja le llamó la atención del público. Después del espectáculo, la chica con el pelo rojo entró en el vestuario y dijo: – ¡Enhorabuena! – Usted es un gran artista!

– ¡Soy la princesa Sara y yo quiero conocer mejor a tu gente. Después de estas palabras, la joven se acercó y besó a Tiriri. A partir de ese momento, los dos comenzaron a salir en secreto. Pero una tarde, cuando los dos fueron a reunirse en el bosque, el rey y sus soldados siguieron a la princesa y encontró a la pareja in fraganti. De esta manera, el rey llevó Tiriri a la mazmorra y le corta una parte de su cara.

El rey le dijo a Sara, la princesa, que ella no se casaría con un vulgar mago, que él su padre le elegiría un verdadero príncipe para ella, mientras que a Tiriri lo mataría. De esta manera la joven obedeció al rey. A pesar de la soledad de la celda, el mago recibió la visita de su mejor amigo: el gato negro, que siempre encontró la manera de entrar en el calabozo sin que nadie se diera cuenta. En la cárcel, el muchacho se contagió de enfermedades como la lepra y la tuberculosis. La leyenda cuenta que antes de morir, Tiriri hablaba bien con su mascota

– Cuando me muera, me convertiré en un alma que va ayudar a personas que han sido injustamente encarcelados y que sufren de tortura.

Dicen que si una persona tiene un familiar que ha sido encarcelado injustamente, debe hablarle a Tiriri, porque el mago siempre encuentra una manera de liberar a las víctimas de la injusticia.

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *