La leyenda de la niñera maldita

 

leyenda-de-la-ninera-maldita

Priscila siempre quiso ser una niñera, con 18 empezó a cuidar de los niños de su vecindario. Priscilla vio que era algo lucrativo cuando les ofrecía sus servicios sobre todo a una mujer de edad, bien extraña conocida como doña Lourdes, una vieja y desvencijada que usaba un traje corto. No podía negarse, después de todo, no todos los días alguien ofrecía 150 dólares  por cuidar niños.

A la mañana siguiente Priscilla estaba en la puerta vieja de la casa grande de doña Lourdes, la vieja le explicó a la chica que Talita era una niña tímida y no le iba a dar demasiado trabajo. Priscilla pensó que era extraño, pues nunca había visto a tales nietos. Doña Lourdes usualmente no buscaba niñeras en su casa, Priscila a continuación, comienza la búsqueda de la niña, su búsqueda la lleva al sótano, que la conduce a la habitación, escondida, ella ve una figura a través de la habitación.

Priscila en la habitación empieza a ver a Talita cuando ve a la niña pasar por la puerta de la habitación, con ropa vieja y una máscara en la cara. Priscilla le dice:

– Talita no me tienes que temer, puedes quitarte esa máscara y venir aquí y jugar conmigo! La chica se ríe, pero ve algo espeluznante, y corre. Priscilla va a la sala de doña Lourdes y la busca debajo de la cama en busca de Talita, por lo que encuentra es algo bien raro, curiosa, lo abre y ve un trozo de periódico viejo, algo acerca de un accidente y se lo muestra a doña Lourdes con foto y todo, el asunto decía:

“Accidente de coche mata esposo, hija, nieta y abuelo, la único superviviente es Lourdes Campe…”.

Al mismo tiempo, la niñera se levanta con un pensamiento de huir cuando se sorprendió al mirar hacia atrás y ver a Talita, todavía con la máscara mirándola. Priscilla dice:

– Doña Lourdes, sé que todo esto parece raro pero no me siento bien y me voy.

La muchacha se va de la sala, Priscila sólo quería encontrar la puerta de salida, de repente la niñera se tropieza con un palo y se cae desmayada…
Priscilla despierta atada en una silla en el sótano, y ve a doña Lourdes viéndola y a continuación, le dice:

– Por favor, juro que te soltaré pero no le digas a nadie lo que viste. La vieja entonces comienza a decir:

– Cuando perdí a mi familia en ese accidente pensé que mi vida había terminado, fue cuando llegó el invierno y con él, una rara mujer que dijo que podría revivir a los muertos, pero sólo a uno… Elegí mi nieta. Priscila se burla de la historia diciendo:

– Lo sé… Y esa mujer le dio una máscara de muñeca para utilizarla también, ¿verdad?

La Señora dice con un tono tranquilo:

“- Talita ven aquí nieta querida”.

La niña entra en el sótano con la máscara de muñeca. La niñera empieza a gritar cuando la chica se quita la máscara y muestra su cara en un estado de descomposición, doña Lourdes luego dice:

– ¡Guau! Talita ahora se siente avergonzada por ti… Voy a hacer una “comidita” mientras ella juega pero lo que se comerá será tu cara para ver si alguien de nuevo se espantará al ver su cara.

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *