La Leyenda de la mujer del Taxi

 

leyenda de la mujer del taxi

La leyenda dice que una vez un taxista llamado Arnaldo terminó su turno después de un día largo y agotador. Después de dejar a su último cliente en el lugar deseado, se dirigía a su casa, ansioso por llegar pronto y descansar hasta para el otro día de trabajo. Pero en el camino, vio la primera curva a una mujer muy hermosa, esbelta y necesitaba que alguien la llevara.

A primera vista, Arnaldo se iluminó con la oportunidad, ya que hacia un tiempo en que se había separado de su esposa. Se detuvo con el coche junto a la joven y le preguntó: – ¿Dónde señorita le gustaría ir? Me podría llevar a un lugar cercano de la ciudad? – Pregunta la mujer con tanta dulzura. – La señorita no tiene miedo de estar dando vueltas durante la noche? – Pregunta Arnaldo, descontento con la respuesta de la mujer misteriosa.

Llévame a los lugares más bellos de la ciudad que serás recompensado. Arnaldo aceptó la propuesta y pidió a la mujer que subiera al coche. Curiosamente, ella le pidió al conductor que abriera la puerta para ella, porque no podía tocar el pomo de la puerta.

Este hecho dejó Arnaldo muy confuso, pero eligió continuar con el viaje. El conductor sirve como guía durante la noche. La llevó a los lugares más interesantes de la capital del estado, de los museos históricos como MASP, hasta sitios de interés como el Parque Ibirapuera. En todas partes se detuvo, la misteriosa mujer bajó del coche, de nuevo con la ayuda de Arnoldo para abrir la puerta, y deslumbrado ese momento como un niño viendo algo por primera vez.

Hizo girar y se rió, sorprendido por las maravillas que Arnoldo le presentaba durante el viaje. Arnaldo estaba tan encantado por la belleza de la chica que ni el sueño era capaz de hacer daño a lo largo del camino. En el camino, la hermosa mujer reveló a Arnaldo que ese día era su cumpleaños y ella solía caminar por la ciudad en la madrugada para celebrar la fecha festiva cada año.

Al mismo tiempo, cuando vieron a un hermoso lago, la señorita se quejó de no poder lavarse las manos. El taxista le preguntó por qué, pero ella respondió que no sería capaz de entender. Arnaldo nuevo mezclaba con las características peculiares del cliente. Pasaron muchas horas, era casi el amanecer cuando la mujer pidió al taxista que saliera del lugar donde estaba originalmente. Arnaldo se anima con la cantidad que recibe después de tantas calles transitadas.

Él aparcó el coche. Agradeció el viaje y se iba. El taxista le recordó el pago. Ella le preguntó si pasaría a su casa al día siguiente, porque en ese momento no tenía dinero. Enojado, Arnoldo trató de comprender la situación de la joven y tomó de nuevo una propuesta de la dama misteriosa y bella. Ella le dictó la dirección de su casa, “Calle de las Rosas, 13-66” y luego se alejó. En un instante, la mujer se había ido, pero Arnaldo prefiere dejar eso a un lado y se va a descansar. Por desgracia, el pobre taxista no se dio cuenta que estaba frente a un cementerio en la ciudad.

Al otro día, Arnoldo fue a la dirección que la mujer le había pasado a él. Cuando sonó la campana, fue recibido por una señora. Él dijo lo que había sucedido, pero le negaron que cualquier persona en la familia había estado en un taxi el día antes. Fue invitado a unirse, donde vio una foto de la joven que había pasado la noche con él.

Se confirmó que la señorita que estaba en ese retrato era con la que había salido. La señora se puso a llorar. Arnoldo no entendía por qué. Más tranquilo, la dama mostró al taxista que la imagen era su hija, que hacía tres años que había muerto en un accidente de tráfico en el día de su cumpleaños.

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *