Leyenda de El cementerio del sótano

 

leyenda-de-el-cementerio-del-sotano

Valerie y Dominic se habían mudado a Pensilvania, la pareja con mucho esfuerzo había logrado conseguir una casa en venta en un vecindario de Pensilvania. Aunque la nueva casa en donde viviría la joven pareja estaba un poco deteriorada y apartada del vecindario, el precio al que la habían conseguido valía la pena.

La primera noche, Valerie y Dominic recorrieron toda la casa, sin embargo,,, hubo un espacio que no pudieron conocer y fue el sótano. A pesar de que tenían la llave que daba acceso a esta área, pareciera que la cerradura estaba dañada.

Valerie no le dio importancia al asunto y día a día comenzó a decorar su nuevo hogar mientras Dominic iba a trabajar, sin embargo, entradas las 6 de la tarde, Valerie escuchaba ruidos que se hacían cada vez más fuertes y provenían del sótano imposible de abrir.

La joven trataba de abrir el sótano sin éxito hasta que un día, sostuvo un hacha en su mano y con ayuda de esta logró romper la cerradura y abrir el sótano sin saber que se arrepentiría de hacerlo.

Valerie bajó las escaleras que conducían al abandonado sótano y estando allí, descubriría que este estaba lleno de lápidas abandonadas.

La chica muy asustada trató de salir corriendo del sótano, sin embargo, la puerta que ya no tenía cerradura, se cerró y esta no podía abrirla. Valerie comenzó a gritar pidiendo ayuda, sin embargo,, sus ojos quedarían petrificados sin creer lo que estaba viendo: ¡Las tumbas comenzaron a abrirse y poco a poco comenzaron a salir cuerpos desfigurados!

Los cuerpos sin cabeza y con algunos órganos expuestos comenzaron a acercarse a Valerie, quien para ese momento solo deseaba nunca haber abierto el sótano y nunca haberse mudado a la casa con el cementerio del sótano.

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *