Leyenda de la casa del miedo

 

leyenda de la casa del miedo

En el siglo XX, en el interior del Amazonas, Brasil había una pareja y tres hijos, el menor de ocho años, uno de 13 y el mayor de 15 años. La pareja estaba buscando un nuevo hogar y por tanto decidieron trasladarse a la ciudad de Manaos, y así fue que un día por la mañana temprano estaban empacando sus cosas y se fueron. Cuando llegaron a la ciudad, estaban buscando una casa y finalmente encontraron una vieja casa.

La pareja vio la casa y le gustó y la compró. Todo iba bien, tomaron las bolsas que estaban en el coche y entraron en el nuevo hogar, se veía todo bien, la cocina, la sala de estar… todo. Y, finalmente, se fueron hasta el segundo piso para ver las habitaciones tenían 4 dormitorios, el principal tenía habitación doble que era la de los padres y cerca de esa habitación estaba la de Clara (8 años). Las otras, para Jessica (13 años) y un poco más distante la de Lucas (15 años). El tiempo pasó y se reunieron para la cena (que era de noche), la pareja hizo la comida mientras los niños estaban en la habitación.

El más viejo Lucas decidió contar historias de terror que contaba acerca de una mujer que fue asesinada en su propia casa y dijo que el fantasma de esta mujer todavía persiste en la ciudad y el detalle: fue en Manaos mismo! Después de que  la pareja y sus hijos cenaron, toda la familia se fueron a sus dormitorios. Pero los niños a medianoche comenzaron a escuchar ruidos extraños procedentes de la cocina, el ruido sonaba como si alguien rompía platos y Jessica decidió que “fueran a ver qué era ese sonido, pero Clara, los más joven no le gustaba la idea y su hermana no le prestó atención a que no le gustara y la obligó a ir.

Pero cuando llegaron vieron nada inusual y los platos estaban en sus lugares, a continuación, decidieron irse a dormir en la habitación de Jessica la más grande y estaban todos juntos. Hasta quedarse dormidos, pero oyeron pasos a continuación acercarse allí y las dos niñas se despertaron y dijeron ‘Vi a una mujer que pasaba’. Se lo dijeron a Lucas, su hermano mayor, y este no les creyó.

Al amanecer del día siguiente y los niños estaban corriendo y encontraron a un hombre que camina por la calle y le preguntó Jessica, “¿Sabe usted algo de esta casa ‘ y el hombre dijo, “sí, la antigua propietaria, Catalina vivió aquí durante muchos años, pero fue asesinada aquí, en su casa, en un día ordinario. Un ladrón entró en la casa y trató de reaccionar y la mató, sólo un año después de que su cuerpo fue descubierto y su espíritu se encuentra todavía en esta casa para tomar venganza”.

Después de esta historia, llegaron a una conclusión: que los ruidos que oían eran el fantasma de Catalina, estaban hablando con los padres, pero estos no creyeron nada de la historia y mucho menos que la noche anterior la habían visto.

Vinieron y se reunieron de nuevo en la habitación de Jessica y esperaron a la media noche (al mismo tiempo que apareció el fantasma) al mismo tiempo empezaron los ruidos, pero esta vez, el sonido de romper los platos fue acompañada con el ruido de portazos y cuando de repente se abre la ventana y golpeó a un solo viento fuerte en la habitación y una figura pasa cerca de los niños y dijo la más joven, ‘era este fantasma que estaba hablando!’, tras lo cual huyeron y se escondieron en la sala de ver televisión cerrando la puerta y se pusieron bajo las sábanas muertas del miedo.

El tiempo pasó hasta que se durmieron, se hizo de día y los padres estaban buscando a los niños y estaban en la habitación con la puerta cerrada y las niñas lloraban asustadas con los padres. Ese mismo día, el padre de las niñas estaba hablando con el mismo hombre que había llegado a preguntar acerca de la casa y el hombre dijo que había hablado antes con los niños.

El padre dijo: ‘Vamos a dejar esta casa hoy!’. Llegó a casa, habló con su esposa e inmediatamente hizo las cosas y se fue.

Compraron una casa en una comunidad cerrada y nunca pasaron de nuevo por la calle de la casa que habían comprado antes y todo volvió a la normalidad, no tenía más ruido de portazos ni apertura de las ventanas por sí mismas ni platos que se caían a última hora. Cuenta la leyenda que la casa vieja fue cerrada y después de ese día nunca fue habitado por nadie y el espíritu de la mujer permanece en la casa hoy. Esta historia es real y el espíritu de esta mujer todavía vive allí hoy después de 100 años…

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *