Leyenda Urbana: Los nuevos vecinos

 

leyenda-urbana-vecinos-tenebrosos

Los vecinos pueden ser mejores amigos o incluso esos familiares no sanguíneos que se convierten en parte importante de la vida de una familia. Pero no todos los vecinos son iguales y algunos pueden convertirse en siniestros seres con problemas psicológicos.

En un tranquilo vecindario de una tranquila ciudad, una nueva familia llegó al lugar. La familia parecía ser personas tranquilas y con buenos modales, lo que fue del agrado de muchos de los residentes del lugar.

El padre de la familia era un destacado pediatra, la madre era una ama de casa abnegada y los dos hijos, adolescentes, eran jóvenes estudiosos con grandes metas, uno quería ser médico al igual que su padre, el otro quería ser biólogo.

La familia se adaptó muy bien al lugar y todos en el vecindario los estimaban. El pediatra se había convertido en el doctor número uno de todas las familias, la madre era la estrella de las fiestas de vecinos y los hijos habían hecho amigos de manera temprana.

El vecindario comenzó a cambiar cuando algunos niños comenzaron a desaparecer. De un momento a otro pequeños de entre 7 y 10 años desaparecían, los padres pensaban que sus hijos habían sido robados, mientras la policía sospechaba sobre travesuras de niños.

La situación se hizo tensa cuando los niños no volvieron a sus casas pasado varios días y cuando más niños comenzaron a desaparecer. Nadie parecía ser sospechoso, hasta que se escuchó un grito de niño en la casa de los nuevos vecinos durante la noche.

La policía fue alertada y llegó al lugar para inspeccionar. Cuando la policía llegó se dio cuenta de que la casa estaba vacía, no había nadie, solo quedaron los muebles. Los vecinos se fugaron, pero dejaron unas pequeñas pruebas en el sótano de la casa, los sesos de los niños robados, todos bien empaquetados y congelados en el refrigerador, listos para una comida ocasional.

Related posts:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *